Contractura Muscular (II)

En el artículo de hoy vamos a hablar cuales son las causas por las que puede aparecer una contractura muscular según la persona y la actividad que esta realice en el trascurso de un día.

Ya lo comentamos la semana pasada, cuando empezamos a hablar de las contracturas musculares, que son  y qué tipos de contracturas musculares existen. En este artículo vamos a ampliar esa información para que los que estáis leyendo este artículo podáis encuadraros para saber si podéis ser más o menos propensos en la aparición de una contractura muscular en vuestro cuerpo.

Aparte de lo que os comentemos, vamos a hacer un enfoque especial en las actividades deportivas ya que son un claro grupo de gente que es propensa a sufrir algún tipo de contractura muscular.

Pues bien, hecho esta introducción empezamos hablando de las personas que pueden sufrir una contractura muscular.

Contractura Muscular. ¿Qué gente o personas son propensas a sufrirla?

Empezaremos hablando por el rango de edades quienes son más propensos a sufrir una contractura muscular. También desmentiremos algún que otro mito, por el cual siempre se ha oído de que la gente más propensa a una contractura muscular es la que más actividad hace, y eso no es del todo cierto.

–  Las edades.

Para catalogar este rango, es importante tener en cuenta una cosa muy importante, y es aislar las otras circunstancias, porque si nos referimos a gente joven, pensamos que hacen más actividad y por tanto pueden sufrir la contractura muscular con mayor frecuencia. Debemos, primero desmentir eso, ya que hoy en día hay cada vez más gente de cierta edad que hace muchas más actividad que los jóvenes, simplemente preguntárselo a algún conocido que este con el “síndrome de los 40”.

Pues bien, teniendo en cuenta que varias personas de distintas edades realizan la misma actividad en la misma medida, suele ser la gente de mayor edad la más propensa a sufrir una contractura muscular, ya que con la edad es verdad que podemos ir perdiendo la elasticidad de nuestros tejidos y nuestro sistema circulatorio y demás van perdiendo esa eficiencia que de jóvenes tenemos, es lo que llamamos el proceso de la vida, “el envejecimiento”. Por eso las capacidades biomecánicas en este grupo de personas pueden provocar que cualquier actividad del día al día se convierta en un sobreesfuerzo, y la musculatura debilitada pueda sufrir una contractura muscular con mayor facilidad.

–  El estrés.

Es claro, que en los tiempos que corren el estrés es nuestro mayor archienemigo, pues lamentablemente el nivel de vida que tenemos nos expone a sufrir con mayor intensidad este fenómeno. Una persona que sufre estrés involuntariamente y sin darse cuenta, contrae de forma continua e involuntaria sus estructuras musculares, creando así la susodicha contractura muscular en su cuerpo.

– Rango social.

El rango social en los tiempo en los que vivimos ya no es una factor muy grande a tener en cuenta como pasaba antiguamente, donde “los señores” vivían y “el obrero” trabajaba, hoy en día en nivel de actividad muscular por el rango social no es algo  muy a tener en cuenta ya que es más o menos equiparable. Es tristemente un consuelo para nosotros el saber que los millonarios también sufren alguna que otra contractura muscular.

– Actividad Física.

En este punto os vamos a explicar que tanto hacer mucha actividad física como no hacer nada puede acarrear la posible aparición de alguna contractura muscular.

  • Personas Sedentarias.

Las personas sedentarias al no tener una cierta forma física y no hacer un mínimo de ejercicio de manera habitual provocan que el tono muscular sea muy leve. Estas personas cuando realizan un pequeño esfuerzo, como su musculatura es muy pobre, no puede soportar este esfuerzo y es muy probable que aparezca la contractura muscular por una sobrecarga.

  • Personas muy activas.

El caso de estas personas es muy parecido, en estas personas lo que está realizando es una sobrecarga directa por un exceso de actividad física o de su intensidad, y aunque tengan un tono muscular desarrollado, igualmente como las personas sedentarias, terminan sufriendo de alguna contractura muscular por el sobreesfuerzo realizado que su cuerpo no ha conseguido soportar.

– Los trabajos.

Hay trabajos que son muy propensos a actividades lesivas, todos pensamos en los trabajos con cargas o de esfuerzos continuados, pero los trabajos con cierto sedentarismo , como el trabajo administrativo que mantienen una postura continua durante mucho tiempo y que no suele ser la más correcta son también propensos a la aparición de alguna contractura muscular. ¿Por qué? Lo tenéis en el apartado justamente anterior a este.

contractura-muscular

La contractura muscular en los deportistas o personas que hacer deporte de forma habitual.

Como comentamos al principio del artículo, vamos a hacer una especial mención a los deportistas y la aparición en ellos de la contractura muscular.

Como es lógico, las personas que practican un deporte concreto, en el que se repiten sucesivamente movimientos de una forma continuada, son susceptibles de sufrir una contractura muscular, claro está, como hemos comentado antes, la intensidad que se haga en realizar esa actividad también es un punto muy a tener en cuenta, al igual que la periodicidad de la misma.

Por ejemplo si la actividad se hace una o 2 veces a las semanas es menos probable que le aparezca una contractura muscular que si la actividad la realiza todos los días de la semana.

En cualquier deporte que practiquemos realizamos unos movimientos que al fin de cuentas son siempre los mismos, como hemos comentado, una repetición continua suele dar una alta posibilidad de sufrir una contractura muscular.

A continuación os detallamos una categorización según el deporte que realicemos y su cierta probabilidad a la aparición de alguna contractura muscular.

– Deportes con apoyos.

En estos deportes nos referimos a los deportes en los que hay una resistencia positiva, como no hablamos principalmente de la natación. Es uno de los deportes que más recomiendan los médicos, raro es el paciente que pasa por consulta y nos comenta que su médico le ha recomendado este deporte, por algo será ¿no? Eso sí, es importante nadar bien, porque mantener una postura poco correcta cuando nadamos también da problemas y puede igualmente hacer que aparezca alguna contractura muscular. Como por ejemplo el nadar como nadan muchas mujeres con la cabeza toda tiesa para que no se les moje el pelo.

– Deportes de impactos.

No, nos referimos al boxeo ni ninguna arte marcial, nos referimos a los deportes que al practicarlos las articulaciones sufren continuos micro impactos como por ejemplo cualquier disciplina de atletismos, al correr el pie sufre un microimpacto en cada zancada y eso hace que la musculatura tenga que absorber ese impacto además de la propia contracción del musculo.

– Deportes de golpeo o lanzamiento.

Nos referimos a deportes en los cuales el musculo sufre una contracción súbita y muy rápida, gesto que por el cual el musculo sufre mucho por la sobre tensión en él. ¿Qué deportes son? Los lanzamientos de las disciplinas de atletismo, el futbol, voleibol, balonmano, etc.

Resumen.

Pues bien, hemos ampliado un poco más el tema de la contractura muscular, explicando que gente o personas son propensas a sufrirla y un apartado especial para los deportistas. En el próximo artículo seguiremos ampliando la información sobre la contractura muscular.