Contractura Muscular (III)

En el artículo de hoy vamos a hablar de cuáles son las sintomatologías que puede sufrir una persona si sufre de una contractura muscular, también hablaremos de cómo intentar detectar una contractura muscular en nuestro cuerpo.

Ya lo comentamos las semanas anteriores, cuando empezamos a hablar de la contractura muscular, que son  y qué tipos de contracturas musculares existen, además de una categorización por encima de la contractura muscular.

En este artículo avanzamos un poco más en la información necesaria sobre la contractura muscular, para que la gente que estáis leyendo estos artículos podáis detectar la existencia de alguna en vuestro cuerpo.

Haremos un apartado especial para la prevención, ya que es un punto muy importante a tener en cuenta, porque es mejor siempre prevenir para no sufrir.

Pues bien, hecho esta introducción empezamos hablando de cuáles son las sintomatologías que las personas suelen sufrir al tener una contractura muscular.

Contractura Muscular. ¿Cuáles son los síntomas de este problema?

El síntoma más característico de la contractura muscular es la limitación al poder realizar ciertos movimientos y sobre todo al dolor que esta presenta en su existencia.

Estos problemas se pueden categorizar de un nivel bajo a un nivel serio de gravedad. ¿Y porque comentamos esto? Pues bien, porque una contractura muscular que afecte a una pequeña porción de las fibras musculares da como resultado una pequeña molestia y una limitación de movimientos muy leve, pero si la cantidad de las fibras musculares que son afectadas por la contractura muscular engloban un número muy alto, dará como tal un problema en la movilidad muy alta y casi inoperante, además de que el dolor será mucho más grande e insoportable.

Es importante también saber la zona donde existe la contractura muscular ya que si esta comprime cierto conjunto de vasos capilares o presiona en gran medida un nervio puede crear una inoperancia mayor y una gravedad más alta.

Por ejemplo, si la contractura muscular la detectamos en nuestro músculo piramidal, esta puede llegar a confundirse con una Ciática, cuando en realidad lo que estamos sufriendo es lo comúnmente llamado síndrome del piramidal, síndrome del piriforme , falsa ciática o pseudociática.

Lo mismo pasa en el cuello, una contractura en esta musculatura pueda dar sensación de mareo, migrañas o incluso vértigos y producir inclusive adormecimiento en las manos.

contractura

¿Cómo podemos saber o detectar que lo que tenemos es una contractura muscular?

Para poder saber o detectar claramente si lo que tenemos es una contractura muscular o no, debemos de tener en cuenta los distintos tipos de sintomatologías que tenemos, como es el dolor y la restricción de movilidad y la más importante de todas, porque solo si tenemos dolor o restricción de movilidad no quiere decir que tengamos claramente una contractura, puede ser por ejemplo una rotura fibrilar, entonces ¿Cuál sería el otro paso para confirmar que es una contractura muscular? Pues la más importante de todas, la palpación.

Iremos sobre la zona donde existe el dolor y la restricción de movilidad, pero también miraremos las zonas periféricas a este punto, e iremos palpando la musculatura en busca de alguna con mayor tensión, abultamiento o lo comúnmente llamado “nudo”. En principio tenemos que tener en cuenta que el músculo tiene una cierta tensión que a la palpación notaremos, al ir deslizando los dedos por el músculo llegaremos a notar un punto en el que la tensión es mayor, el cual ofrece una resistencia más intensa a la palpación con nuestros dedos, al presionar este “nudo” con mayor intensidad en la mayoría de los casos aparecerá un dolor mucho más agudo. Por tanto de esta forma podemos confirmar que lo que estamos tocando es un acortamiento de las fibras musculares.

Nota: Hay que tener cierta pericia y destreza para detectar y saber sobre una contractura muscular, es que tomaros esto como información y acudir siempre a un profesional que os palpe y os pueda decir con certeza lo que tenéis.

Resumen.

Como habéis podido leer, en este artículo os intentamos dar unas pautas o nociones muy básicas para saber si una persona puede estar sufriendo una contractura muscular, hemos explicado cuales son los distintos síntomas que se suelen dar cuando alguien sufre de una contractura muscular y en cierta medida enseñaros como poder intentar de alguna manera identificar si verdaderamente lo que tiene esa persona es una contractura muscular o no.

En el próximo artículo vamos a ir ya finalizando el tema de la contractura muscular , con el tema como quitar contracturas, con lo que creemos que es el punto más importante de todos, que no es otro que hablar de la prevención, ya sabéis que la prevención es lo más importante, no quiere decir que con los pasos que os contemos no tengáis nunca una contractura muscular pero si os puede ayudar de alguna manera a intentar que no os aparezcan.

Además de lo ya mencionado os vamos a contar un poquito en profundidad como se pueden tratar las contracturas musculares, para que tengáis una idea por encima y así cuando vayáis a un profesional a que os ayude con una contractura muscular sepáis de ante mano porque realiza una u otra cosa y por qué os indica que realicéis ciertas pautas.