Epicondilitis.Distintas técnicas de ayuda.

Hoy os vamos a hablar de la epicondilitis y las posibles técnicas que existen para ayudarte con este problema. Intentaremos ilustrar lo mejor posible éstas para que tengáis una mejor visión de cómo puede ser las técnicas a utilizar si sufres de una epicondilitis.

EPICONDILITIS. DEFINICIÓN.

La epicondilitis, es la lesión también conocida como Codo de Tenista, siguiendo la definición por su sufijo –itis , queda definida como la tendinopatía o inflamación de los músculos epicondíleos en su  inserción en el epicóndilo. El cual es el saliente óseo del codo por la parte externa teniendo el antebrazo en posición anatómica con la palma de la mano hacia el frente.

En cambio el saliente óseo en la parte interna se define con el nombre de epitróclea.

Los músculos que se insertan en el epicóndilo son los encargados se la extensión de los dedos y de la muñeca por la zona de los huesos del carpo.

En la epicondilitis encontramos la inflamación su cuadro de dolor, calor,  coloración rojiza e hinchazón y es típica en las personas que usan mucho la acción de estos músculos bien a causa de su profesión o por el deporte que realizan. Como por ejemplo en el tenis o deportes de raqueta, de ahí su denominación común de Codo de Tenista.

Muy comúnmente la gente que trabaja delante de un ordenador, por el uso del ratón, suelen terminar presentando un episodio de epicondilitis.

EPICONDILITIS. TRATAMIENTO GENERAL.

Los primeros pasos que seguiremos para ayudar a alguien que refiere de una epicondilitis serian los siguientes:

  • Bajar la inflamación. Método RICE. Importancia del hielo en los primeros estadios de la lesión.
  • Relajar  los músculos epicondíleos a través de masaje de descarga usando amasamientos y  pequeños estiramientos. Importancia del masaje drenante con pasos en forma oval para eliminar deshechos de toxinas.
  • Ejercicios para normalizar su tono muscular. Para dar al músculo el tono muscular correcto. Importancia de cadenas musculares.
  • Masaje Transverso Profundo (Llamado comúnmente Masaje Cyriax). para reorganizar y reorientar las fibras para su regeneración.
  • Ejercicios excéntricos. Para recordar al músculo cual es su función. Para fortalecimiento una vez hayamos bajado la inflamación.
  • Buscar simetrías entre musculatura antagonista y sinergista. 
  • Adaptar los ejercicios a las actividades de la vida diaria,  al ejercicio o al trabajo. 

TRATAMIENTO DE SESIÓN TÍPICA DE OSTEOPATÍA EN REFERENCIA A UNA EPICONDILITIS.

Existe varios pasos para tratar este tipo de afección con osteopatía. Una de ellas la podéis ver en el artículo de codo de tenista, en el cual se trata desde el codo a otras articulaciones o en otro caso comenzando por la valoración cervical ya que una afectación a este nivel haría que la epicondilitis se perpetuase en el tiempo. 

Primero relajamos la zona muscular de las cervicales y se harían desbloqueos si se considerasen oportunas para resolver el problema.

Después pasaríamos al hombro determinando restricciones de movilidad.  Para equilibrar poco a poco las distintas articulaciones que aquí nos encontramos.

Exploramos la muñeca, los huesos del carpo, valorando sobre todo el Túnel Carpiano del que hablaremos en siguientes publicaciones. 

Y por último pasamos al codo donde tanto el radio como el cúbito pueden estar bloqueados tanto hacia delante como atrás o incluso lateralmente.

Si tenemos un bloqueo del radio hacia atrás lo desbloqueamos hacia delante provocando una hiperextensión del codo. Cuando el bloqueo es hacia delante lo desbloqueamos produciendo una flexión total del codo con presión hacia atrás con  nuestra otra mano hacia posterior traccionando desde la flexura del codo.

Las desviaciones laterales si las hubiese también las corregiremos con manipulaciones.

Una vez que tenemos todas las articulaciones equilibradas vamos a trabajar la parte muscular. Buscamos la inserción de los epicondíleos con la intención de inhibir para que deje de doler.

Buscamos el punto doloroso y buscamos el acortamiento de las fibras musculares. Es en ese punto donde mantenemos con nuestro pulgar unos segundos, hasta conseguir que el dolor vaya bajando en unos tres puntos en una escala de dolor establecida como pueda ser en la escala EVA.

De esta forma conseguimos normalizar todas las articulaciones y musculatura.

TAPING NEUROMUSCULAR.

Cada vez vamos adquiriendo más confianza con este tipo de vendaje debido a los buenos resultados obtenidos.

Os detallamos brevemente los fáciles  e importantes pasos de su colocación.

Siempre es recomendable realizar este trabajo una vez normalizada la articulación y la musculatura.

Paciente sentado en la camilla a una altura que nos deje su codo en mitad de nuestro torso para no encontrarnos inclinados y dañar nuestra espalda. Colocamos el codo en flexión y la muñeca también en una pequeña flexión del carpo.

Medimos la tira para que abarque desde epicóndilo hasta parte medial del antebrazo contando la tira en Y.

epicondilitis

 Colocamos el anclaje del taping por encima de la lesión, por encima del epicóndilo.

La primera tira la colocamos sin tensión por la parte interna del brazo. Rodeando un poquito la zona del epicóndilo.

Es importante no variar la posición del brazo permaneciendo el paciente inmóvil en todo momento como explicaremos en otras patologías. Para ello en este caso si el paciente no pudiese por cualquier motivo mantener el peso de su brazo le podríamos pedir apoyar el mismo en la camilla. Y hacer todos los pasos desde esta posición.

Para poner la segunda tira y sabiendo que no variamos la posición del paciente hacemos un pequeño giro para evitar el epìcóndilo y dejarlo en el centro del principio de las dos tiras. Llegando a tocar o aproximarse a la primera tira.

Esta técnica nos permite descargar la zona lesionada. En el hueso donde se insertan los músculos epicondíleos se genera mucha tensión y dolor y de esta manera conseguiremos mejorar la lesión.

epicondilitis-1

CUIDADO CON LOS ESTIRAMIENTOS EN LA EPICONDILITIS.

La epicondilitis, tendinitis que afecta a la parte externa del codo, en el Húmero, afecta a los músculos extensores de codo, supinadores de la palma de la mano y extensores de muñeca. Y en contraposición nos encontramos con los músculos que hacen todo lo contrario que son los flexores de codo, pronadores y flexores de muñeca. Que son mucho más fuertes y obligan a estar estirados a los epicondíleos.

Generalmente estamos acostumbrados a ver los estiramientos de epicondíleos como parte del tratamiento de este problema. Desde OsteopatíaMadrid.net hemos comprobado desde la experiencia que no es recomendable realizar estas maniobras, puesto que estos músculos ya están muy estirados por sus antagonistas.

Por ello recomendamos estiramientos de músculos flexores como parte de la relajación de los extensores que se encuentran con demasiada tensión y sin tono.

MASAJE TRANSVERSO PROFUNDO

En la epicondilitis la estructura que encontramos afectada es el Tendón. Y este está formado por tejido conectivo denso que inserta el músculo al hueso y le transfiere la fuerza de la contracción muscular para que el hueso se movilice. Por tanto la causa de aparición de esta lesión está asociada a movimientos repetitivos pero los microtraumatismos,  esguinces repetitivos, malas posturas, etc. pueden ser también el motivo de su aparición.

El síntoma más frecuente es el dolor y sobre todo la rigidez debida a la formación de tejido de colágeno en forma de cicatriz que disminuye la vascularización generando falta de trofismo, de llegada de nutrientes a la zona, generando necrosis tisular.

Nosotros recomendamos para esta fibrosis el Masaje Transverso Profundo (Masaje Cyriax). Que como su propio nombre indica su objetivo es movilizar la lesión de forma transversa para romper las fibras adheridas que producen el dolor. Este masaje reordena las fibras de colágeno, disminuye el dolor y genera hiperemia.

Antes de empezar el masaje informamos al paciente que esta técnica puede generar dolor.

Colocamos al paciente sentado en una silla y con el codo y antebrazo apoyado en la camilla en posición cómoda y con la estructura a trabajar relajada.

Pondremos nuestros dedos en dirección transversal moviendo toda la mano para no lesionar nuestra falange.La sesión durará de dos a tres minutos y se realizará de dos a tres sesiones por semana.

Estas fricciones consisten en colocar nuestro dedo índice por debajo del dedo corazón y realizamos movimientos de fricción profunda y perpendicular a la dirección de las fibras del epicóndilo.

epicondilitis-2

Masajeamos durante uno a dos minutos recordando que esta técnica podría resultar dolorosa al paciente. Y al finalizar encontraremos la zona enrojecida por la hiperemia que hemos conseguido para la recuperación de la lesión.

MASAJE EPICONDILITIS.

Podríamos resumir en este apartado la importancia de trabajar el vientre muscular para la resolución de las epicondilitis.

A nosotros nos gusta colocarnos en lado homolateral del brazo afectado y  utilizar una pinza con nuestra mano, utilizando las puntas de los cuatro últimos dedos y la zona de la base de la palma de la mano y vamos prensando y desplazando transversalmente la zona de la musculatura en varios puntos, más cercanos y mas alejados a los puntos de inserción y origen de la musculatura epicondílea.

Haciendo que se desplacen distintos planos de fibras musculares, tanto superficiales como profundas.

epicondilitis-3

FORTALECIMIENTO DE EPICONDÍLEOS.

En las epicondilitis tenemos un desequilibrio entre la musculatura flexora del antebrazo que está más fortalecida que la extensora , que está más debilitada .

Tendríamos que relajar los músculos flexores y activar los extensores. Recomendamos ejercicios de fortalecimiento relativo de extensores que el paciente diagnosticado de epicondilitis puede realizar en su domicilio y sólo le llevará unos minutos al día. Así también conseguimos que el trofismo esté activo en todo momento para que la zona lesionada esté bien irrigada y drene deshechos.

Ejercicio:

Es muy importante realizarlos siempre sin que aparezca el dolor.

Apoyamos el antebrazo en una superficie lisa, como por ejemplo una mesa, y controlando que nuestra espalda esté recta y los hombros queden alineados y no se eleven de su posición anatómica nos incorporamos un poco sobre el antebrazo y comenzamos elevando los dedos de uno en uno, todos al mismo tiempo y después la mano desde la muñeca.

epicondilitis-4

 

Como los epicondíleos están en el dorso de antebrazo y elevan la mano, los estaremos estimulando pero tenemos que tener en cuenta que estos ejercicios están diseñados para estimularlos y no como un fortalecimiento en sí mismo, así que no ofreceremos ninguna resistencia ni peso a la hora de ejecutarlos.

epicondilitis-5

Como podéis observar, esta es una forma de estimular la inserción de los epicondíleos, y siempre se debe realizar una vez se haya relajado toda esta musculatura.

Como siempre, es muy importante tener en cuenta, que en fase aguda es mejor esperar a que el osteópata nos haya tratado previamente, antes de realizar cualquier ejercicio, el nos indicará como actuar.

Esperamos que os haya gustado el artículo y que de esta forma tengáis alguna noción básica de cómo os pueden ayudar en vuestra epicondilitis.