Fascia. Definición y prevención.

En el artículo de hoy vamos a hablar de la fascia. Como ya hiciéramos semanas atrás cuando hablábamos de los ligamentos y del cartílago. Hoy vamos a aclarar qué es exactamente la fascia, una de las estructuras que cada vez se ha visto que es más importante en nuestro cuerpo pero a pie de calle poca gente sabe lo que es, al igual que en los anteriores artículos y para intentar llevar el mismo orden os contaremos cuáles son sus funciones principales, las patologías que esta estructura puede sufrir y cómo, en la medida de lo posible podemos prevenir estos problemas o evitar que no vallan a más y se sufran lesiones muchos más graves en la fascia.

Con toda esta introducción empezamos contando que es la fascia.

Fascia. ¿Qué es y cuáles son sus funciones?

La fascia es otra de las estructuras que forman parte del tejido conectivo y que abarca grandes superficies por toda la anatomía humana, representando un mapa como hilos de telas de araña interconectados formando redes tridimensionales.

Como hemos comentado la fascia tiene una forma membranosa y esta envolviendo todas y cada una de las estructuras del cuerpo.

Para tener una idea más cercana a lo que es la fascia, si alguna vez habéis preparado cocido para comer y le aportáis morcillo a este , esa telita que recubre el trozo de carne es la fascia en sí.

Hay definidas cientos de fascias por todo el cuerpo humano, pero intentando categorizar estas de una forma un poco más ordena están serían las que a priori son los 3 tipos o grupos de fascias más importante desde nuestro punto de vista relacionado con nuestro trabajo.

  • La fascia superficial. Como su nombre indica es la más superficial y la podemos encontrar a un nivel subcutáneo.
  • La fascia profunda. La que encontramos rodeando los músculos de nuestro cuerpo.
  • La fascia visceral. Como su nombre bien indica es la fascia que recubre los órganos y cavidades de nuestro cuerpo.

Dentro de las funciones que desempeña la fascia podemos encontrar las siguientes.

  • Por un lado nos aporta defensa y protección al organismo.
  • Interviene en el sostén.
  • Es parte fundamental en la hemodinámica y la biodinámica del cuerpo.
  • Ayuda a la comunicación e intercambio.

Composición de la fascia.

La fascia está compuesta principalmente por 2 tipos de proteínas, por un lado tenemos:

El colágeno: Que da protección a la fascia frente a los estiramientos de esta excesivos por eso apoya el funcionamiento de la otra proteína de la fascia.

La elastina: Es una proteína que como su nombre bien puede aclarar tiene como principal propiedad de elastificarse tanto como para doblar o incluso más su longitud inicial y después volver a su estado normal de reposo. Tiene la particularidad de que si se sobrepasa el umbral es fácil romperse por eso en la fascia la vemos esta proteína complementada con el colágeno.

fascia1

Patologías más comunes que pueden darse en la fascia.

Los problemas más comunes que en clínica podemos encontrar en la fascia son las conocidas adherencias o también llamadas fijaciones intersticiales.

Como ya hemos comentado otras veces, tanto la musculatura como los órganos de nuestro cuerpo poseen la capacidad de desplazarse. Cuando se produce una fijación, o adherencia esa capacidad desaparece quedando 2 o más estructuras unidas e imposibilitando los desplazamientos de forma correcta, dándose a parte de esa inmovilidad ciertas otras patologías que a lo mejor no aparecen en el instante pero si con el paso del tiempo, como pueden ser las disfunciones.

Se suelen producir por contusiones, heridas, inflamaciones, etc.

En ese mismo caso podemos encontrar la inflación de la fascia, denominada fascitis , y muy conocida sobre todo entre los deportistas es la fascitis plantar.

Otras patologías que también suelen suceder en la fascia son las siguientes:

  • La enfermedad de Dupuytren: Es una retracción de la aponeurosis palmar.
  • Esclerodermia: Engrosamiento anormal del tejido conjuntivo.
  • Síndrome de Ehlers-Danlo: hiperlaxitud ligamentaria, afecciones en la piel, etc por problemas en el colágeno.

Que podemos hacer para prevenir un posible problema en la fascia.

Como siempre comentamos, lo importante siempre es la prevención para de esta manera llegar a evitar en alguna manera posible problemas más graves en la fascia.

En muchos casos, como os hemos comentado,  son problemas bastantes complicados de prevenir, pero en el caso de la inflamación y las adherencias si que podemos hacer alguna que otra cosilla para prevenir su aparición o intentar eliminarlas

  • Evitar el exceso de deporte de alta intensidad de peso.
  • Evitar el exceso de peso.
  • Intentar tener una buena higiene postural.
  • Eliminar las adherencias o fijaciones ya existentes (Osteopatía ó Técnicas Miofaciales)
  • Realizar de forma asidua ejercicios de relajación y estiramientos. El Yoga y el Pilates son unos muy buenos ejercicios.

Resumen

Pues con este artículo dejamos explicado de una forma un más pelín más clara que es la fascia,  su función, las posibles problemáticas que pueden presentar esta y como siempre, lo más importante de todo, la prevención.

En el próximo artículo hablaremos en profundidad del periostio, una estructura que seguro que alguna vez os dado algún que otro problemilla.