Hernia de disco lumbar vs síndrome del piramidal.

Hoy vamos a hablar de la comparativa entre una hernia de disco lumbar y el síndrome del piramidal. La verdad, es que este artículo es muy sencillo de explicar, ya que una de nuestras compañeras tuvo que realizar un trabajo sobre la hernia de disco lumbar y el síndrome del piramidal cuando estudiaba 2º de Fisioterapia y es lo que os vamos a presentar.

Este articulo lo escribimos a petición de una joven que nos lo ha pedido y que quería saber sobre el asunto.

Esperamos que el artículo le sirva para cubrir sus inquietudes sobre el asunto, os vamos a indicar sobre todo la bibliografía de apoyo con la que nuestra compañera hizo este trabajo en su momento y en la que os deberéis apoyar firmemente, pues como os comentamos fue un trabajo que se realizo a petición de una asignatura que cursaba y por tanto puede contener alguna errata.

Hernia de disco lumbar y síndrome del piramidal. Definiciones.

Como siempre, antes de nada y para cualquier persona que no sepa que es cada cosa vamos a comentaros que es una hernia de disco lumbar y que es el síndrome del piramidal.

¿Qué es una hernia de disco lumbar?

Se suele considerar una hernia de disco lumbar cuando parte del disco intervertebral que se encuentra entre las vertebras lumbares (núcleo pulposo) se desplaza hacia atrás y suele presionar la raíz nerviosa.

Comúnmente, si lo que existe es una deformación del disco se suele denominar protrusión discal y cuando hay rotura en esos casos se denomina hernia.

Podéis ver con más detalle la definición obtenida en la wikipedia y ampliar más la información.

¿Qué es el síndrome del piramidal?

Para no repetirnos mucho sobre este asunto, podéis ver que es el síndrome del piramidal y más cosas en el artículo que escribimos hace unas semanas “ Síndrome del Piramidal . Causas, consejos y Osteopatía”

Perfil de afectación en la gente de la hernia de disco lumbar y el síndrome del piramidal.

Hernia de disco lumbar. 

  • Hombres de edad mediana o avanzada.
  • Profesiones que requieren grandes esfuerzos cargando mucho peso de forma incorrecta.
  • Profesiones que requieren de rotación continuada que produce un efecto de cizallamiento.
  • Sobrepeso, volumen corporal, y abdomen voluminoso. (hiperlordosis : presión excesiva en la parte posterior)
  • Causas congénitas que afecten al tamaño del conducto raquídeo lumbar 

Síndrome del piramidal.

  • Afecta con mayor frecuencia a personas entre 40 y 50 años
  • Afecta más a mujeres que a hombres. Probablemente por los biomecanismos asociados por el ángulo del músculo femoral del cuádriceps (ángulo Q) más amplio en la pelvis de la mujer.
  • Deportes que requieren mucha carrera, cambios de dirección o actividades con soporte de peso: futbolistas, corredores, etc.

Síntomas característicos en la gente si sufre una hernia de disco lumbar o síndrome del piramidal.

Hernia de disco lumbar. 

  • Parestesia. Entumecimiento.
  • Perdida de la sensibilidad.
  • Dolor en glúteo y miembro inferior, generalmente más allá de la rodilla.
  • Si se produce en L 1, L 2: el dolor y los trastornos sensoriales son en el área de la ingle.
  • Si se produce en  L3: el dolor y los trastornos sensoriales se producen en la parte anterior del muslo. Se produce debilidad del músculo Psoas y puede estar disminuido el reflejo patelar.
  • Si se produce en L 4: El dolor se irradia por la parte anterior del muslo y media de la pantorrilla, debilidad al enderezar la pierna y posible reflejo rotuliano disminuido.
  • Si se produce en L 5: trastornos de sensibilidad en la parte lateral de la pantorrilla, en el dorso del pie y el primer dedo. Hay debilidad del músculo extensor largo o menos común debilidad a la
  • dorsiflexión del pie, puede estar afectada la eversión del pie. Puede afectar el reflejo aquiliano.
  • Si se produce en S 1: El dolor y los síntomas sensoriales se irradian por la parte posterior del muslo y la pantorrilla hasta el lateral del tobillo y pie. Hay debilidad o abolición de los movimientos de flexión e inversión del pie y puede haber atrofia de los gemelos con disminución o abolición del reflejo aquiliano.

Síndrome del piramidal.

  • Este síndrome clínico se debe a una compresión del nervio ciático por el músculo piramidal
  • Dolor profundo en la región de la cadera y de las nalgas que en ocasiones se puede irradiar hacia la parte posterior del muslo hasta la rodilla, en ínfimas ocasiones también hasta la pierna y el pie, confundiéndose con una hernia discal lumbar.
  • Parestesia: sensación de hormigueo y entumecimiento en la pierna.
  • Los trastornos sensitivos y motores son raros.
  • Dolor proyectado por sus puntos gatillos.
  • La debilidad, la rigidez y una restricción general del movimiento.

En común. 

  • La compresión del nervio ciático por el músculo piriforme es idéntico en la presentación clínica de dolor lumbar asociado con radiculopatía L5, S1 debido a patología discal y / o artropatía facetaria de las últimas lumbares con estrechamiento foraminal.
  • Frecuentemente los pacientes demuestran, ambas entidades clínicas de manera simultánea.
  • Este dilema diagnóstico pone de relieve la necesidad de que los pacientes con dolor lumbar y
  • dolor radicular asociado deban someterse a una completa historia y un examen físico por un especialista.
  • Parestesias por compresión de las ramas del nervio ciático.
  • Pérdida de fuerza.
  • Dolor irradiado.

Comportamiento de los síntomas en una hernia de disco lumbar y un síndrome del piramidal. 

Hernia de disco lumbar. 

  • Se agrava con la tos, estornudos y el alargamiento del nervio ciático.
  • Se alivia el dolor tumbado al flexionar las rodillas.
  • Los reflejos musculares pueden estar más lentos o ausentes. 

Síndrome del piramidal. 

  • Se agrava al sentarse.
  • Se agrava al ponerse en cuclillas. 

Discapacidades habituales que presentan una hernia de disco lumbar y un síndrome del piramidal.

Hernia de disco lumbar.

  • Estar de pie parado o estar sentado de forma prolongada.
  • Posturas de flexión del raquis.
  • Actividades laborales con levantamiento de peso o conducción de distancias largas.
  • Dificultad para levantar la pierna extendida estando sentado.

Síndrome del piramidal.

  • Intolerancia a la sedestación prolongada.
  • Dificultad para andar o al cruzar la pierna homolateralmente sobre la otra.
  • Dificultad al ponerse en cuclillas.

En común.

  • Levantamiento de peso.
  • La sedestación prolongada.
  • Conducir distancias largas
  • Mantener posturas con el tronco inclinado hacia delante.

Mecanismos por los cuales puede aparecer una hernia de disco lumbar o un síndrome del piramidal.

Hernia de disco lumbar.

  • Mecanismo repetitivo de flexión/extensión del tronco con una presión continúa sobre el disco, con lo que se va deteriorando.
  • Por movimientos de rotación continuados en el tiempo.
  • Degeneración o envejecimiento articular (formación de osteofitos)
  • Atrofia de la musculatura paravertebral dorso lumbar y debilidad de la prevertebral (Grupo abdominal)
  • Hiperlordosis.
  • Microtraumatismos.

Síndrome del piramidal.

  • El espasmo del piramidal o la disfunción sacra provoca estrés en el ligamento sacrotuberoso, con compresión del nervio pudendo o incremento del mecanismo de estrés en el hueso (potencialmente causante de dolor en la ingle o en la pelvis). 

Factores contribuyentes o predisponentes en una hernia de disco lumbar o un síndrome del piramidal. 

Hernia de disco lumbar.

  • El proceso de envejecimiento y el deterioro general de la columna vertebral.
  • Las actividades laborales repetitivas: trabajos con vibración, torsiones, carga de pesos.
  • Factores psicosociales.
  • Condiciones físicas y hábitos de vida: tabaco, obesidad.
  • Una lesión de la columna vertebral. 

Síndrome del piramidal.

  • Biomecánica.
  • Subir cuestas.
  • Conducir una distancia si el pie ha estado en rotación externa mientras que presiona el pedal del acelerador.
  • Sobre entrenamiento y falta de elongación.

En común.

  • Sexo.
  • Rango de edad.
  • Ocupación.
  • Deportes.

Bibliografía.

  • Jegede KA, Ndu A, Grauer JN. Contemporary management of symptomatic lumbar disc herniations. Orthop Clin North Am. 2010;41:217-224.
  • Frymoyer J, “Lumbar Disc Disease: Epidemiology, “Instructional Course Lectures,1992:41:217-23.
  • Travell J, Simons D. Dolor y disfunción miofascial. El manual de los puntos gatillo.Volumen 2. Extremidades inferiores. Ed. Panamericana. 2005.
  • Martínez I, Ruiz D , Martínez P A , Alonso J , Clavel M. Diagnóstico y tratamiento del síndrome piriforme. Revista de la Sociedad Andaluza de Traumatología y Ortopedia.2005;24-25:18-23.