Meniscos. Definición y prevención.

En el artículo de hoy vamos a hablar de los meniscos. Como ya hiciéramos semanas atrás cuando hablábamos de los tendones, músculos y ligamentos. Hoy vamos a definir qué son exactamente los meniscos, cuáles son sus funciones, las patologías que pueden sufrir y cómo, en la medida de lo posible prevenir estas o evitar que no vallan a más y se sufran lesiones muchos más graves.

Sin más, empezamos definiendo que son los meniscos.

Meniscos. ¿Qué son y cuáles son sus funciones?

Los meniscos son estructuras que se sitúan dentro de la articulación, están diseñadas para mejorar la función articular, se pueden imaginar cómo almohadillas o como las cámaras de aire de las zapatillas que nos ayudan a amortiguar el peso corporal, consiguiendo de esta manera que los cartílagos de las articulaciones no tengan que cargar en exceso.

Cuando hablamos de meniscos siempre viene a la mente la articulación de la rodilla, pero existen más meniscos en otras articulaciones, como por ejemplo en la articulación temporomandibular, también conocida como la ATM.

Fisiológicamente hablando el menisco es un pedazo de cartílago fibroso en forma de C, semiluna o forma de riñón,  localizado en distintas articulaciones como hemos comentado antes.

Una de las características morfológicas de los meniscos es que están muy mal vascularizados por eso su recuperación en ciertas lesiones es muy complicada.

En pocas palabras, diríamos que los meniscos están compuestos de una parte porosa, proteica y con alto contenido en agua, reforzada por unas fibras. Aunque su función principal es la amortiguación, son sólidos y compactos, proporcionando a la articulación de gran estabilidad y juegan un papel fundamental en la buena mecánica articular. (En las lesiones veremos a que nos referimos)

Funcionalidad de los meniscos.

Aunque ya hemos contado algo por encima, aquí os dados más detalle de la funcionalidad de los meniscos.

  • Absorción de impactos. Como ya hemos comentado anteriormente esta es la principal función de esta estructura.
  • Ayuda al movimiento articular. Al tener los meniscos un alto contenido de agua y a su formación le permite a la articulación realizar su función biomecánica.
  • Estabilidad articular. Por la formación de estos ayudan al encaje de las 2 estructuras óseas que componen la articulación a los movimientos de flexión y extensión por ejemplo que se dan en la rodilla.

Sintomatología en una afectación de los meniscos.

Estas son los principales síntomas en un problema de menisco.

  • Imposibilidad de andar en cuclillas.
  • Imposibilidad de realizar flexión o extensión completa por blogueo de la articulación.
  • Dolor en la interlínea articular.
  • Crujidos al doblar o extender la rodilla.

Meniscos

Patologías más comunes que pueden darse en los meniscos.

Al contrario que en otro tipos de lesiones, como pueden ser musculares o ligamentosas el paciente no suele llegar con ningún tipo de informe, sino que es en el tratamiento general o test que se realizan cuando podemos dictaminar que existe una posible lesión o problema en los meniscos, principalmente de la pierna.

Una vez la persona refiere alguno de los síntomas antes comentados, podemos realizar distintos test para buscar la confirmación a una posible causa de lesión meniscal, como pueden ser los test  de McMurray o Apley (En futuros artículos os informaremos en qué consisten).

Existen principalmente 2, que son las siguientes.

  • Rotura de meniscos completa o parcial, en la cual se debe recurrir a la cirugía, habitualmente a través de una artroscopia eliminarán la parte del menisco rota, pero en la medida de lo posible no se eliminara por completo este. En este caso solo un profesional médico puede ayudarnos con este problema. En la rehabilitación o recuperación sí que la osteopatía y otras terapias nos podrán ayudar.
  • Por otro lado encontramos la “meniscopatía”, que no es otra cosa que una afectación en el menisco. En estos casos la osteopatía va muy bien, ya que este problema se puede deber a una limitación articular de por ejemplo la rodilla, como puede ser un lesión osteopática  de tibia anterior o posterior (Limitación a la extensión o flexión completa respectivamente). Podeis ver el articulo de dolor de rodilla.

En estos casos iniciales se detecta un test positivo en Apley o MacMurray , posteriormente al tratamiento osteopático, dan negativos.

Que podemos hacer para prevenir un posible problema en alguno de nuestros meniscos.

Como siempre comentamos, lo importante siempre es la prevención para de esta manera llegar a evitar en alguna manera posible problemas más graves en los meniscos como hemos visto en el párrafo anterior.

Aunque una lesión en los meniscos surge sin causa así aparente, os enumeramos un par de cosas que hay que tener en cuenta para prevenir estos problemas.

Los consejos principales para prevenir la lesión en los meniscos son:

  • Monte en bicicleta o nade en lugar de correr, ya que los meniscos sufrirán mucho menos impactos y de menor intensidad.
  • Si realiza mucho deporte reduzca la cantidad de este y su intensidad.
  • Corra sobre una superficie lisa y suave, como un sendero, en lugar de hacerlo en el cemento.
  • Si usted tiene pies planos, pruebe con un calzado especial.
  • Intente bajar de peso si tiene sobrepeso. Para eliminar presión sobre los meniscos en cada movimiento articular.
  • Asegúrese que sus zapatillas de correr estén bien ajustadas y tengan buena amortiguación.
  • Eliminación de restricciones articulares a través de la osteopatía.

Resumen:

Pues con este artículo dejamos explicado de una forma un más clara que son los meniscos,  su función, las posibles problemáticas que pueden presentar los meniscos y como siempre, lo más importante de todo, la prevención.

En el próximo artículo hablaremos en profundidad del cartílago, una estructura esencial en nuestras articulaciones.

Esperamos que hayáis tenido una muy buena salida de año, una mejor entrada y  esperamos que los artículos de nuestra web os sigan interesando 😉