Niveles de dolor que podemos sufrir

Como ya comentamos en el artículo anterior donde hablamos del de los distintos tipos de dolor que una persona puede sufrir hoy vamos a hablar sobre los distintos niveles de dolor.

¿A que nos referimos a niveles de dolor? Pues principalmente a la intensidad o duración que un dolor puede estar padeciendo una persona que viene a nuestra consulta.

A parte de los niveles de dolor os vamos a contar lo que nosotros denominamos dolores “desconocidos” que son una especie de tipo de dolor pero con unas características muy particulares y que suelen venir habitualmente después de niveles de dolor de tipo crónico. Estos dolores suelen ser somáticos-viscerales o psíquicos.

El dolor puede ser agudo o crónico. Puede ser intermitente, constante, punzante,…. Puede sentir dolor en un sólo punto como en una articulación, ligamento, tendón,…y en varios puntos al mismo tiempo. Por ese motivo vamos a diferenciar las características principales de cada uno de ellos.

Afortunadamente, existen muchas formas para tratar el dolor. El tratamiento varía dependiendo de la causa del dolor por eso es importante que tengamos claro en consulta el dolor que nos trasmite la persona que acude a nosotros para intentar ayudarle de la mejor manera posible.

Clasificación de los niveles de dolor

Los niveles de dolor los podemos clasificar de dos tipos, los dolores agudos y los dolores crónicos.

Veamos que características muestran cada uno de estos niveles de dolor.

Niveles de dolor de tipo agudo

Es el producido por estímulos nocivos desencadenados por heridas o problemas de la piel, estructuras somáticas profundas o viscerales. También puede producirse por una función anormal en musculatura o vísceras que no necesariamente tendrían que producir daño en los tejidos, aun cuando su prolongación podría hacerlo. Los factores psicológicos tienen una importantísima influencia en la manera en que se experimenta el dolor agudo, con escasas ocasiones éste no tiene causas psicopatológicas o ambientales.

Esto contrasta con el dolor crónico, en el que estos factores juegan un papel fundamentalmente principal. El dolor agudo asociado a una enfermedad nos avisaría de un mal funcionamiento. En gran medida nos  limita la actividad, previniendo un daño mayor o ayudando a que nos puedan ayudar para recuperarnos antes. Sin embargo, el dolor agudo persistente e intenso, con efectos  dañinos que se manifiestan con una respuesta neuroendocrina generalizada y a nivel de diversos sistemas. Suele ser muy intenso.

Niveles de dolor de tipo crónico

La persistencia del dolor, de la enfermedad,…. puede conducir  dolor crónico. Encontramos que numerosos autores definen como aquel dolor que persiste por más de un mes después del curso habitual de una enfermedad aguda o del tiempo razonable para la recuperación de una herida y  asociado a un proceso patológico crónico que causa dolor continuo . El dolor crónico tiene efectos fisiológicos, psicológicos y conductuales sobre el paciente, familia y entorno…. además de lo que muchas veces oimos por ahí como coste social.

Podría decirse que mientras el dolor agudo es un síntoma de una enfermedad o traumatismo, el dolor crónico puede llegar constituir una enfermedad en sí mismo.

La mayoría de los pacientes que encontramos en consulta con dolor crónico no manifiestan las respuestas autonómicas y el patrón neuroendocrino característicos del dolor agudo. Cuando el dolor es continuo o casi continuo, la respuesta se extingue, apareciendo diversos cambios, muchos de ellos desencadenados por la inactividad que se observa frecuentemente en los pacientes con dolor crónico. Hay pérdida de masa y de coordinación musculares, osteoporosis, fibrosis y rigidez articular.

Y nos encontramos ante un círculo vicioso ya que por ejemplo la fuerza muscular disminuye y puede llevar por ejemplo, a niveles extremos, a alteraciones respiratorias, aumento de la frecuencia cardíaca basal  con  una disminución de la reserva cardíaca asociada y en cuanto al sistema digestivo se vería afectada su motilidad produciendo desnutrición.

Podemos también ver asociados síntomas como depresión, confusión, alteraciones del sueño y disfunción sexual.

niveles-de-dolor

Niveles de dolor en dolores desconocidos

El dolor puede ser primariamente somático, neuropático y/o psicogénico:

Dolor somático

Es aquel que aparece ante  un estímulo  dañino que activa los receptores nociceptivos (receptores del dolor). Estrictamente, debiera incluir el dolor originado en cualquier parte del cuerpo que no sean nervios o sistema nervioso central; sin embargo, frecuentemente se habla de dolor somático propiamente tal cuando los receptores están en la piel, músculos o articulaciones, y de dolor visceral cuando los receptores activados por el estímulo están en una víscera.

El dolor somático es habitualmente bien localizado y el paciente no tiene grandes dificultades en describirlo. El dolor visceral, en cambio, es frecuentemente menos localizado y puede ser referido aun área cutánea que tiene la misma inervación. Por ejemplo, el estímulo de receptores en el miocardio activa aferentes viscerales  esta información converge sobre la misma neurona que recibe los estímulos cutáneos, por lo que el dolor es referido muchas veces al hombro y brazo izquierdos. La activación crónica de estos elementos puede evocar dolor referido, efectos simpáticos locales, contracciones musculares segmentarias y cambios posturales.

Dolor neuropático

Tras lesiones  crónicas en vías nerviosas periféricas o centrales. Puede desarrollarse y continuar sin motivo  evidente. El paciente tiene problemas para describir este dolor. Puede ser una sensación dolorosa o quemante (disestesia), con hiperalgesia (respuesta exagerada) o percepción de un estímulo cualquiera como doloroso (alodinia). Estos términos  son característicos de una hipersensibilidad alterada.

Dolor psicogénico

Cuando el paciente describe o se aprecian problemas psicológicos como ansiedad o depresión por problema en tejido neural y se ven afectados el habla o el comportamiento. Tendría un problema central en  la amplificación y distorsión de los impulsos periféricos por el estado psicológico.

Resumen

Pues con esto hemos hablado amplio y tendido sobre el dolor, tipos de dolor y los niveles de dolor. En el próximo artículo hablaremos de los tejidos blandos.