osteopatía en madrid¿Qué es la Osteopatía?

La Osteopatía nace a finales del siglo XIX en EE.UU de la mano de Andrew Taylor Still (Doctor en Osteopatía). Consiste en una terapia manual de técnicas específicas y movilizaciones que buscan devolver la función normal al organismo eliminando el dolor y los síntomas que aquejan al paciente.

Su práctica se basa en un conocimiento preciso de la fisiología, anatomía y biomecánica del cuerpo y posee unos principios, filosofía y diagnosis propia.

Solicita un osteópata

Tiene como base los siguientes principios fundamentales:

  • La estructura gobierna la función: Axioma principal de la osteopatía, toda alteración funcional viene determinada por una alteración estructural. Por lo tanto, corrigiendo ésta podremos solucionar la disfunción orgánica.
  • Ley de la arteria: Toda alteración orgánica y visceral proviene de una mala irrigación sanguínea. En este sentido, proporcionar una buena nutrición al órgano es fundamental para restaurar su función.
  • Ley del nervio: Los desarreglos orgánicos y viscerales pueden tener su origen en una interrupción del flujo nervioso debido a una restricción estructural. Por ello, Still defiende que se puede restablecer la función normal por medio de la manipulación estructural.
  • Ley del todo: Todos los sistemas del cuerpo están interconectados y cualquier alteración en alguno de ellos afectará al resto.
  • Ley de autocuración: Una vez se restablezca la función normal del cuerpo, este dispone de los mecanismos necesarios para sanarse por sí mismo.

¿En qué afecciones puede ayudarte un osteópata?

La Osteopatía trata todos los tejidos y sistemas corporales, y posee un gran número de técnicas que se adaptan a cada tejido del cuerpo (articulaciones, ligamentos, músculos, fascias, órganos, etc.) y que son de gran utilidad en las siguientes afecciones:

  • Aparato digestivo: gastritis, constipación, dolores abdominales, problemas de reflujo,  hinchazón post ingesta, hernias de hiato, colon irritable.
  • Aparato circulatorio: Falta de circulación periférica, miembros fríos, taquicardias, problemas de retorno venoso, calambres.
  • Aparato reproductor: prolapso de órganos, dolores menstruales, problemas de infertilidad.
  • Cabeza y cuello: contracturas, mareos, dolores de cuello, braquialgias, hernias de disco cervical, bruxismo, migrañas, jaquecas, síndromes vertiginosos, acúfenos, problemas faciales.
  • Sistema músculo esquelético: contracturas, lesiones deportivas, dolores articulares (hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla, tobillo, etc.), tendinitis, problemas posturales, lumbalgias, ciáticas, problemas discales, dolores de espalda, aplastamientos discales y hernias discales, compresiones por hernia de disco, dolores de columna, dolores en la planta del pie, disfunciones de pisada y marcha, escoliosis, etc.
  • Sistema nervioso: problemas emocionales (ansiedad, estrés, depresión), adormecimiento de extremidades, ataques de pánico, insomnio, síndrome de piernas inquietas, síndrome de Túnel Carpiano, neuralgias diversas.

osteopatía y masaje en Madrid

¿Cómo funciona la osteopatía?

El osteópata,  a través del análisis osteopático, busca en el paciente tejido en disfunción, es decir, lugares donde la movilidad está restringida o la función metabólica afectada.

En estos puntos elige una técnica o maniobra osteopática precisa, buscando restaurar la estructura y por tanto la función, devolviendo la circulación sanguínea y el flujo de intercambio metabólico a ésta.

Luego, es el cuerpo mismo el que vuelve a un estado de equilibrio, al liberarse de las restricciones estructurales que existían en él. Dicho de otra forma, el tratamiento osteopático le sirve de punto de apoyo al cuerpo para reorganizarse, y gracias a su capacidad de autocuración y homeostasis,  reparar estructuras dañadas y funciones alteradas.

¿En qué consiste un tratamiento osteopático?

En la consulta osteopática, el osteópata trata de averiguar el origen del problema y aliviarlo.

Los osteópatas no solo atienden el síntoma, como se puede hacer con los masajes, sino que van más allá, buscando “el por qué”.

El síntoma es el reflejo o representación  de algo subyacente en el cuerpo, que si no se resuelve, el dolor simplemente no se irá o se transformará en otro.

La duración de la terapia osteopática depende del problema y de la vitalidad del paciente. Los problemas leves mejoran rápidamente, en una o dos sesiones. En cambio, los crónicos pueden llevar más tiempo. Cada paciente necesitará un tratamiento particular e indicado para él. Por tanto, el osteópata le indicará si es posible ayudarlo con osteopatía y la duración aproximada de su tratamiento.

En muchos casos los pacientes desean mantener un tratamiento osteopático como un método para mantenerse sanos, en estos casos la frecuencia es de una vez al mes aproximadamente.

Técnicas Osteopáticas