Periostio. Definición y prevención.

En el artículo de hoy vamos a hablar del periostio. Como ya hiciéramos semanas atrás cuando hablábamos de los ligamentos y la fascia. Hoy vamos a aclarar qué es exactamente el periostio, es una estructura poco conocida, no tanto como la fascia pero que no es muy común el conocerla como pueden ser los tendones o  los meniscos que los solemos oír, sobretodo en el ámbito deportivo muy continuamente, al igual que en los anteriores artículos y para intentar llevar el mismo orden os contaremos cual es la función principal del periostio, las patologías que esta estructura puede sufrir y cómo, en la medida de lo posible podemos prevenir estos problemas o evitar que no vallan a más y se sufran lesiones muchos más graves en ella..

Con toda esta introducción empezaremos definiendo que es el periostio y cuáles son las funciones que desempeña esta estructura.

Periostio. ¿Qué es?

El periostio, al igual que os comentamos con la fascia,  es otra de las estructuras que forman parte del tejido conectivo, pero que a diferencia de esta no está formada por una red de conexiones sino que es una simplemente un membrana.

Concretando, podríamos decir que el periostio es una membrana que recubre al hueso, excepto en sus extremidades articulares que está cubierto por el cartílago articular y en las inserciones tanto ligamentosas como tendinosas. Para ser algo más concretos se encuentran en los huesos planos y largos.

Este a su vez está compuesto de ciertos nervios y vasos sanguíneos que  nutren a este y a la ver dan sensibilidad al hueso en cuestión.

¿Cuáles son las funciones principales que realiza el periostio?

Dentro de las funciones que desempeña el periostio podemos encontrar las siguientes como principales.

  • Proveer de nutrientes al hueso: Esto se debe a la cantidad de vasos sanguíneos que se encuentran en el periostio.
  • Sensibilidad: Al igual que ocurre con los nutrientes, el periostio al estar formado por diversos nervios, proporciona cierta sensibilidad al hueso.
  • Implantación: En la infancia recibe la implantación de los ligamentos y de los tendones, para que estos se adhieran a futuro al hueso en si.

Composición del periostio.

Como os podéis imaginar, como la mayoría de las estructuras de las que hemos hablado, el colágeno es la principal composición del periostio, siendo más técnicos hablaremos de las fibras de Sharpey. 

Periostio

Patologías más comunes que pueden darse en el periostio

El problema más común que en clínica podemos encontrar en el periostio son las conocidas inflamaciones del mismo.

Por eso mucha gente nos llega a clínica con un informe del médico donde le han diagnosticado una periostitis tibial, que no es otra cosa que la inflamación, sufijo –itis, del periostio.

Que podemos hacer para prevenir un posible problema en el periostio.

Como siempre comentamos, lo importante siempre es la prevención para de esta manera llegar a evitar en alguna manera posible problemas más graves en la fascia.

En muchos casos, como os hemos comentado,  son problemas bastantes complicados de prevenir, pero en el caso de la inflamación sí que podemos hacer alguna que otra cosilla para prevenir su aparición o intentar eliminarlas

  • Evitar el exceso de deporte de alta intensidad de peso.
  • Evitar impactos muy continuados y sin amortiguación.
  • Intentar tener una buena higiene postural.
  • Eliminar las restricciones de movilidad de las articulaciones para bajar la presión de los músculos puedan hacer hacia el periostio (Osteopatía)
  • Realizar de forma asidua ejercicios de relajación y estiramientos musculares.
  • Revisar la posibilidad de una deficiencia ósea, como por ejemplo falta de calcio y por ende debilidad en el hueso.

Resumen:

Pues con este artículo dejamos explicado de una forma un más pelín más clara que es el fascia,  su función, las posibles problemáticas que pueden presentar este y como siempre, lo más importante de todo, la prevención.

Nos vemos en el próximo artículo.