Síndrome del Piramidal.Causas,consejos y Osteopatía

A petición de varias personas que nos han escrito, hoy vamos a hablar del  síndrome del piramidal o del piriforme,  que es y porque puede una persona sufrir síndrome del piramidal, unos cuantos consejos para prevenir la aparición de este problema y para el propio dolor si se sufre.

También os vamos a dar unas anotaciones de porqué según la osteopatía por ciertas alteraciones estructurales puede aparecer el síndrome del piramidal.

Este artículo va relacionado con otros muchos que hemos escrito atrás a relación de la articulación coxo-femoral, podéis leer uno de los primeros artículos relacionados con problemas en la zona lumbar, la lumbalgia.  Hemos de comentaros, que principalmente si solo existe un problema en el músculo piramidal no suele existir dolor en la zona lumbar, pero casi siempre el síndrome del piramidal está acompañado de alteraciones estructurales por el cual terminan apareciendo dolor en la zona lumbar y es otro de las cosas que os vamos a explicar.

A diferencia de otros problemas, el síndrome del piramidal sí que nos identifica cual es la zona afectada del problema.

Síndrome del Piramidal. Definiciones

¿Qué es el síndrome del piramidal?

Se conoce o mejor dicho se suele definir el síndrome del piramidal al dolor que aparece en la zona de la nalga, el cual se siente como un dolor punzante que puede recorrer la cara posterior del muslo, pero nunca sobrepasar la rodilla.

Concretamente es un acortamiento o inflamación del músculo piramidal que al aumentar de tamaño comprime otras estructuras, principalmente nervios y capilares por los cuales aparecen los problemas.

Hemos comprobado, desde nuestra experiencia y de mucha gente que viene a consulta con este problema, que la gente no solo refiere dolor en esa zona sino que también a nivel lumbar, e incluso a este nivel el dolor es más intenso que en la zona de la nalga, esto denota que existe una alteración estructural que está provocando un problema que afecta a más estructuras del cuerpo y no solo una afectación del músculo piramidal.

¿Por qué puede aparecer el síndrome del piramidal?

Existen diversas causas por las que puede aparecer o sufrir síndrome del piramidal una persona. Como siempre dejando de lado los traumatismos, procesos infecciosos o procesos degenerativos, el síndrome del piramidal puede aparecer por alguna de las siguientes causas:

  • Por sobreesfuerzos musculares: Este problema se suele dar sobre todo en corredores, principalmente por no estirar al finalizar el esfuerzo físico.
  • Por malas posturas mantenidas: El estar sentado en la silla de una forma no adecuada hace sobrecargar este músculo y por tanto que pueda aparecer el problema mencionado. Es muy común en la gente que conduce grandes distancias y no descansa ya que este músculo contraído casi todo el tiempo que está realizando el viaje el conductor , ya que es el músculo utilizado para poder pasar de pisar el freno al acelerador y tenerlo mantenido. 
  • Un mal movimiento: Se da sobretodo en corredores que no tienen una buena técnica de carrera y fuerzan la rotación interna de la pierna, por tanto en mecanismo defensivo el piramidal se contrae produciendo rigidez y engrosamiento.

¿Dónde se encuentra el piramidal?

Aquí os mostramos donde se encuentra el músculo piramidal y su disposición anatómica para que comprendáis en más profundidad porque se da el síndrome del piramidal a relación de las estructuras que le rodean.

Síndrome-del-piramidal-musculos-1

Con esta imagen queremos representaros que con cualquier afectación de cualquier estructura, pueden aparecer otros problemas, como el lumbago.

¿Por qué puede aparecer el síndrome del piramidal según la Osteopatía?

Desde el punto de vista osteopático, como os hemos contado en otras ocasiones, nos fijaremos en las alteraciones estructurales. En este caso, principalmente en el sacro y las limitaciones de movilidad que puedan tener este, sin dejar de lado las posibles alteraciones en los iliacos y las vertebras lumbares.

Os vamos a contar desde la experiencia las limitaciones o alteraciones estructurales que se pueden detectar en personas que acudieron a nosotros por un síndrome del piramidal, sobre todo a nivel de sacro por el origen del músculo piramidal.

Problemas Osteopáticos en el síndrome del piramidal.

Aquí os exponemos unos cuantos problemas osteopáticos que podemos encontrar cuando la gente viene a consulta por un síndrome del piramidal:

  • Lesión Osteopática de Iliaco Anterior: El iliaco se encuentra anteriorizado respecto al eje, algunas personas lo nombran comúnmente como lesión osteopática de pierna alargada.
  • Lesión Osteopática de Iliaco Posterior: El iliaco se encuentra posteriorizado respecto al eje, algunas personas lo nombran comúnmente como lesión osteopática de pierna acortada. 
  • Lesión Osteopática de Sacro en torsión derecha: El sacro se encuentra rotado hacia la derecha respecto a su eje. 
  • Lesión Osteopática de Sacro en torsión izquierda: El sacro se encuentra rotado hacia la izquierda respecto a su eje. 
  • Lesión Osteopática de Sacro en anterioridad: El sacro se encuentra anteriorizado (como echado hacia delante) respecto a su eje. 
  • Lesión Osteopática de Sacro en anterioridad: El sacro se encuentra posteriorizado (como echado hacia atrás) respecto a su eje. 
  • Lesión Osteopática en Rotación Lumbar: Ciertas vertebras lumbares se encuentran rotadas y por tanto limitadas en su movilidad respecto a su eje. 

Como habéis podido observar, son las mismas lesiones osteopáticas que para el lumbago o la lumbalgia, y  el tratamiento es muy similar , difiera solo en la relajación en más profundidad de unos músculos u otros, por eso siempre os comentamos que la osteopatía no trata enfermedades ni lesiones, sino alteraciones estructurales en las personas.

¿Puede la osteopatía  ayudarme en mi síndrome del piramidal?

Como siempre, vamos a ver la problemática del síndrome del piramidal desde el enfoque osteopático, de esta forma,  cuando alguien nos cuenta de que sufre de un síndrome del piramidal,  nos sirve para saber que seguramente esta persona tiene un problema funcional y articular en el sacro, en los iliacos o en las vertebras lumbares, o varias limitaciones o alteraciones a la vez.

Por tanto, lo que tenemos que intuir primeramente es que esa persona sufrirá de alteraciones estructurales a nivel músculo-esquelético, teniendo especial atención en la funcionalidad articular del sacro, seguidamente de los iliacos y las vertebras lumbares, y viendo la rigidez que puedan presentar los músculos de la cadera, principalmente el músculo piramidal o piriforme.

Como siempre siguiendo las bases de los principios fundamentales de la Osteopatía, lo que vamos a intentar es reequilibrar nuevamente ese desequilibrio estructural que pueda sufrir la persona, para que el músculo piramidal se relaje y que todo las estructuras funciones correctamente.

Es muy poco probable una rotura a nivel del músculo piramidal por la cual no podríamos tratar manualmente el paciente, pero siempre hay que hacer las pruebas oportunas para descartarlo.

Como en todos los casos, siempre se hará un estudio osteopático primeramente para comprobar si se puede ayudar con osteopatía o no y de tal forma proceder.

síndrome-del-piramidal-masaje

¿Cómo sería una sesión con osteopatía para una persona que refiere de síndrome del piramidal?

Como siempre,  os indicamos un “resumen estándar” para el síndrome del piramidal. El tratamiento es muy parecido al del lumbago, que podéis ver aquí, la diferencia recae en trabajar con mayor profundidad la musculatura del piramidal que la de la zona lumbar, de todos modos os lo contamos a continuación.

o   Primero se realizaran unas pruebas osteopáticas, exploraciones  y ciertos test específicos para descartar una ciática en vez de un síndrome del piramidal,  irán dirigidos especialmente para el sacro y los iliacos, pues son las que en mayor medida presentan problemas estructurales en la gente que sufre del síndrome del piramidal. A parte de la propia musculatura de los glúteos y piramidal principalmente, nos fijaremos en la musculatura isquiotibial y lumbar, ya que limitaciones de elasticidad en estos grupos musculares, puede conllevar también dolencias o limitaciones de movilidad en estas articulaciones antes mencionadas provocando alteraciones estructurales.

o   Una vez realizadas estas pruebas, y descartado la mínima sospecha de alguna rotura de cualquier tipo, infección, o proceso por el cual no se pueda realizar el tratamiento osteopático,  el osteópata empezará la sesión con el tratamiento general osteopático (TGO) de la zona afectada, en este caso concreto, especialmente la musculatura de la nalga( glúteos y piramidal) y la zona lumbar e isquiotibial,  relajando las restricciones encontradas en las pruebas anteriores, seguido de los estiramientos correspondientes para esa musculatura. Con esto se buscará dar elasticidad a los músculos que estén rígidos devolviéndoles su elasticidad correcta.

o   Por último se realizarán las movilizaciones y manipulaciones correspondientes en las alteraciones estructurales existentes, consiguiendo de esta forma que estas tengan una movilidad adecuada y que por tanto la funcionalidad sea la correcta e intentando de esta manera que mejore de este problema.

Al existir un movimiento articular correcto de la articulación coxo-femoral, conseguimos que el sistema vascular llevé los nutrientes y la oxigenación necesarios a las distintas partes de la zona afectada , añadido esto a la relajación de la musculatura y la eliminación de posibles compresiones del sistema nervioso conseguimos que la gente mejore en su síndrome del piramidal.

¿Hay algún momento en el que no pueda favorecerme de la osteopatía para mi síndrome del piramidal?

Como hemos comentado anteriormente inicialmente no se realizará osteopatía en infecciones o roturas, posteriormente sí que una persona se puede favorecer de la osteopatía para este problema.

Si aun así se procede a realizar un tratamiento este irá dirigido con otras terapias que si se puedan realizar en esas fases, como puede ser la acupuntura.

Consejos para prevenir el síndrome del piramidal.

Los consejos principales  para prevenir el síndrome del piramidal son:

  • Evitar conducir durante largos tiempos: Se aconseja parar y caminar para descargar el músculo.
  • El  ejercicio físico que realicemos sea supervisado por un especialista: Con esto nos referimos a alguien que nos de pautas de cómo correr correctamente, ya que esto puede sobrecargar el músculo y aparecer el síndrome del piramidal.
  • Realizar estiramientos.  Especialmente si has realizado algún tipo de deporte o esfuerzo de intensidad media alta. 
  • Dormir de lado con una almohada no muy gruesa entre las piernas.

Consejos si ya sufre del síndrome del piramidal.

Los consejos principales si ya sufre del síndrome del piramidal son:

  • Descanse y evite cualquier esfuerzo que incremente el dolor o la molestia.
  • Aplique calor en la zona. Este debe ser calor seco, si es posible varias veces al día, pero no dejar el calor más de 10 minutos.
  • Realizar estiramientos de la musculatura, principalmente del musculo piramidal (Véase el artículo de dolor lumbar donde hay imágenes de estiramientos).
  • Aplíquese auto masaje en el músculo piramidal gracias a una pelota de tenis o acuda a un terapeuta.

Bueno, hoy hemos hablado del síndrome del piramidal, esperamos haber aclarado el mayor numero de dudas posibles, ampliaremos esta información en próximos artículos para solventar las pequeñas dudas que os queden.