Tejidos blandos y su recuperación.

Como ya comentamos la semana pasada cuando hablábamos de los niveles de dolor que puede sufrir una persona, hoy vamos a hablar de los tejidos blandos.

Nos vamos a centrar en los tejidos blandos, pues son los tejidos que dentro de consulta vamos a intentar ayudar a que vuelvan a un estado óptimo. ¿Cómo? Como comentamos en muchos de los artículos en los que ayudamos a mucha gente con diversos problemas (piramidal, lumbago, epicondilitis, etc.) primeramente con el TGO (Técnica General Osteopática) tratamos los tejidos blandos, y posteriormente con manipulaciones especificas, corregimos las limitaciones estructurales o las restricciones de movilidad que puedan existir)

Os comentaremos que son los tejidos blandos y cuales vamos a ver en profundidad, principalmente nos centraremos en ver los tiempos de recuperación que pueden tener.

Sin más comenzamos explicando en detalle todo lo comentado en esta introducción.

Tejidos Blandos. ¿Qué y cuáles son?

Personalmente he escuchado muchas definiciones pero la que más me gusta y comento a mis alumnos es la que los tejidos blandos son aquellos que no son rígidos, así de simple.

Como siempre hablamos en osteopatía, no hay que mirar los tejidos blandos como algo independiente, sino como un todo que interactúa con las partes rígidas (como los huesos).

Cuando hablamos de los tejidos blandos nos vamos a referir principalmente a ligamentos, tendones, músculos, fascias, nervios, vasos, órganos, etc. Todos estos estarán agrupados en otros tipos de tejidos que más adelante os detallaremos.

Tejidos Blandos. Evolución de recuperación.

Como dijimos en anteriores artículos cada tejido tiene su propia evolución de recuperación debido a la composición de que conforma cada uno de ellos.

Por eso tenemos que decir que no tarda igual en cicatrizar la piel, un músculo o por ejemplo el tan estudiado tejido nervioso.

En muchas ocasiones ante alguna lesión, podemos encontrarnos con deterioro de todos estos tejidos al mismo tiempo. Por lo que diferentes lesiones tendrán tiempos distintos de recuperación dependiendo de su composición, estado del paciente, edad y muchos otros factores contribuyentes.

Para poder ir simplificando un poco este ambiguo tema podríamos enumerar y agrupar los tejidos blandos antes mencionados de la siguiente manera:

El tejido epitelial (la piel), el tejido muscular (los músculos), el tejido conectivo (los tendones,  los ligamentos, etc.) y el tejido nervioso (los nervios).

tejidos-blandos

Tejidos Blandos. Concepto de regeneración. 

Empezamos por  aclarar que en todos los casos la fase más importante para la regeneración va a ser la   “inflamación del tejido”.  Gracias a la sopa inflamatoria que se acumula en el foco de lesión es como se lleva a cabo la regeneración de los distintos tejidos.

Recordando unas palabras que decía un buen profesor “Si no existe inflamación es casi imposible que se produzca la regeneración”,  lo que nos podría llevar a la cronificación de las supuestas lesiones presentes.

Siempre antes justo a la previa inflamación nos encontraríamos con la lesión en sí, que podría comenzar por una hemorragia de los tejidos afectados y luego los mecanismos tróficos harían que la reparación y la remodelación se llevase a buen camino. Por tanto debemos distinguir en todas las regeneraciones de los tejidos blandos las siguientes fase y en este orden.

  • La hemorragia.
  • La inflamación.
  • La reparación.
  • La remodelación.

Resumen:

Con esto hemos dado una pequeña introducción explicando que son los tejidos blandos, cuales son y además aclaramos un poco por encima cómo funciona el proceso de recuperación de un tejido blando. En el próximo artículo daremos más profundidad a este último punto hablando de uno de los tejidos  blandos, el tejido epitelial.