Tendinitis en el hombro. Ayuda Osteopática.

Hoy vamos a detallar el caso de un joven que nos escribió hace unos cuantos meses con el siguiente texto “Buenas, me han dicho que tengo tendinitis en el hombro derecho, me mandaron unos medicamentos y ejercicios pero la verdad después de 1 mes no noto gran mejoría. Me han dicho que la tendinitis en el hombro es como una inflación y que tarda en mejorar. Ustedes han podido ayudar a alguien con este problema que yo tengo, dew”. Hablamos con el joven y lo que más nos refería era un dolor de hombro constante, y que al intentar subirlo le molestaba muchísimo más. Conseguimos saber, que tuvo tiempo atrás una gran caída jugando al futbol en un salto de cabeza, pero que le molesto un poco los primeros días el brazo, pero se le fue pasando hasta que al mes y pico empezó con esos dolores que no se le quitan.

Tendinitis en el hombro derecho, visión osteopática

Desde el enfoque osteopático, os vamos a contar como podemos ayudar a una persona cuando nos cuenta como este joven que sufre de tendinitis hombro. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el sufijo –itis implica inflamación, si esta unido a la palabra tendón debemos saber que es una inflamación de un tendón. En este caso el tendón de un músculo que conforma el hombro derecho. Es importante saber que cuando alguien nos comenta que sufre de una tendinitis hombro, debemos de saber que la musculatura del hombro suele ser la que más problemas suele presentar.

Como siempre no hay que descartar la musculatura dorsal, del cuello y del pecho, ya que como toda visión osteopática hay que mirar más allá de la zona que presenta problemas y tratar al cuerpo como un todo. Por eso hay que tener en cuenta que en un alto grado de probabilidad, aparte de las alteraciones estructurales que puedan existir en la articulación del hombro, es muy probable que existan alteraciones estructurales en la vertebras cervicales.

Como comentamos en el artículo anterior y os pusimos un pequeño “resumen-guía”. Dentro de la osteopatía no entendemos de enfermedades ni lesiones como tal y por tanto no las tratamos, de lo que hablamos es de alteraciones estructurales o problemas de restricciones de movilidad o funcionales en el cuerpo que son las bases de la Osteopatía y este no es un caso distinto a otros tantos en los que ayudamos a la gente con sus problemas. Por tanto, cuando alguien nos habla, como en este caso, de que sufre de una tendinitis hombro y que lleva con ella bastante tiempo, esto nos sirve para saber que, como hemos comentado antes,  muy probablemente existan problemas o alteraciones estructurales a nivel del cuello en sus vertebras cervicales,  que están impidiendo el funcionamiento correcto de esta estructura y que por tanto puede que estén influenciando el problema de hombro aparte de las alteraciones en la propia articulación.

Por tanto, como en toda consulta de Osteopatía,  lo que tenemos que hacer son los tres pasos fundamentales de la Osteopatía para saber que alteraciones estructurales o restricciones de movilidad puede sufrir la persona y así poder ayudarla con un tratamiento osteopático para su problema.

  • Pruebas osteopáticas para detectar las alteraciones estructurales en la articulación del hombro y cuello, al indicarnos que lleva con este problema desde hace bastante tiempo, aparte de la propia articulación del hombro, nos fijaremos en las alteraciones estructurales de las vertebras cervicales.
  • Exploraciones para saber si existen grupos musculares que están rígidos y no tienen la elasticidad correcta. Toda la musculatura del hombro, brazo y cuello. Especialmente , al referir tener  tendinitis en el hombro, nos fijaremos en la musculatura que comprende el manguito de los rotadores, que a parte de los ligamentos, ayudan a dar estabilidad a esta articulación (músculo supraespinoso,  infraespinoso, subescapular y redondo menor) ya que por norma general son los músculos mas afectados en esta articulación.
  • Ciertos test específicos para la articulación del hombro, para confirmar o descartar que se pueda realizar las correcciones osteopáticas en la persona, y cuál es la mejor manipulación posible para su corrección. Ya que, como pudisteis leer en el artículo anterior, en roturas, procesos infecciosos o luxaciones completas no podemos ayudar a la persona con Osteopatía hasta que no se recupere de estas.

Tratamiento Osteopático para ayudar a la persona en su tendinitis de hombro

Varón de 25 años y 1,74 de altura y un peso aproximado de 82Kg, nos escribió contando que tenía una tendinitis hombro derecho,  que hace bastante tiempo se dio un golpe en ese brazo, al caer en un encontronazo con otro compañero de fútbol, en un salto de cabeza.

En primera instancia refería dolor en la zona durante un par de días, pero que le desapareció, hasta que un mes después le apareció el dolor que hasta la fecha le aqueja. No realiza deporte ni actividad física alguna, excepto la propia de su trabajo como pintor (Esto es importante porque en esta profesión al pintar los techos y paredes altas trabajamos mucho los músculos del manguito de los rotadores, que presumiblemente son los más afectados), no realiza estiramientos en ninguna fase del día.

Primeramente realizamos los pasos antes indicados para saber cómo poder ayudar a este joven con un tratamiento osteopático en su tendinitis de hombro. Se realizan las preguntas, test y exploraciones oportunas para confirmar que se puede tratar con Osteopatía. Confirmando que como nos comentaba la persona, no se aprecia rotura ni luxación completa de la articulación por la que no le podamos  con Osteopatía. Viendo que si se puede realizar el tratamiento osteopático para su problema, desde una visión osteopática vemos que la articulación del hombro tiene alteraciones estructurales además de limitaciones en su movimiento, inicialmente vemos que existe una lesión osteopática en superioridad de la articulación glenohumeral además de una lesión osteopática en rotación anterior de la clavícula. Se comprueba una gran rigidez en toda la musculatura propia del hombro,  y grandes molestias en el espacio entre el supraespinoso y el acromion.

Después de estas pequeñas exploraciones iniciales, cabe la sospecha de que cuando esta persona sufrió aquella caída, la articulación glenohumeral se vio afecta produciéndose una elevación de la misma, al tenerse mantenida en el tiempo esta lesión osteopática, la compresión del supraespinoso impediría realizar su funcionalidad correctamente y que su vascularización tampoco fuera la más correcta. Se comprueba la fuerza de los distintos movimientos del hombro, donde se aprecia que a la elevación del brazo es donde refiere mayor dolor y apenas fuerza. Una vez realizadas las exploraciones, test y preguntas se procede a realizar el trabajo osteopático. tendinitis-hombro 1ª Sesión: Realizamos el TGO en la musculatura del hombro, descargando especialmente todo el manguito de los rotadores, pues son los más afectados y entre ellos el supraespinoso que es el encargado de poder elevar el brazo en primera instancia. Realizamos estiramientos de esta musculatura muy poco a poco, ya que se detecta una gran rigidez en este grupo muscular y la persona presenta bastantes molestias, así que iremos lentamente. Por último se producen las correcciones de movilidad en la articulación glenohumeral.

Comprobando al final de la sesión que la lesión osteopática en superioridad de la articulación glenohumeral ha sido corregida y su rotación anterior de clavícula también. El joven nos cuenta al final de esta primera sesión, de que el dolor le ha bajado más bien poco (No es de extrañar por la gran limitación que tenía además del propio trabajo manual realizado),  pero al realizarle nuevamente las pruebas de movilidad del brazo, comprobamos que la arrancada en la elevación del brazo este presenta más fuerza.

Concertamos nuevamente una cita para la semana siguiente y comprobaremos los avances. Pues una ver corregida la alteración estructural, siguiendo la ley de la arteria de la osteopatía, la zona se nutrirá y oxigenará mejor y al no estar comprimido el músculo ira poco a poco sintiéndose mejor.

2ª Sesión: El joven nos cuenta que los 2 días siguientes estuvo bastante molesto, como si tuviera agujetas, pero que el tercer día sí que empezó a tener menores molestias y que realizando los movimientos de pruebas que le hicimos, el notaba que los movimientos los podía hacer mucho mejor. Como en la anterior sesión, exploramos la estructura del hombro nuevamente.

Seguidamente se realiza de nuevo, el TGO, los estiramientos y las correcciones correspondientes para reeducar a las estructuras afectadas a su correcta posición y así ayudarle en su tendinitis hombro como hicimos en la primera sesión. Vemos que a los estiramientos apenas presenta molestias, al igual que al amasamiento muscular. Corregimos nuevamente las alteraciones estructurales ya que debemos reeducar éstas a la posición correcta.

3ª Sesión: Se realiza los mismos pasos que en la sesión anterior, pero esta vez al presentar el joven molestias en el cuello, también trabajaremos esta zona (Ya que es una clara pista de que la parte del hombro está mejorando y que ahora su cuerpo le indica donde existe otros problemas que será convenientes tratarlos).

Realizaremos el TGO, estiramientos y las manipulaciones para corregir esas  rotaciones izquierdas en sus vertebras cervicales. Al final de la sesión realizamos nuevamente los test de esfuerzo del brazo y movilidad del cuello, comprobando que los movimientos de estos y sus molestias, según indica el joven son solo molestias no esos dolores que él tenía de continuo.

4ª Sesión: En esta sesión nos cuenta que los dolores han remitido casi completamente. Como siempre, se sigue procediendo en relajar la musculatura que aun seguía estando algo rígida, dando nuevamente elasticidad a esta, y se procede a la eliminación de las limitaciones que aun existen, principalmente en el cuello sus pequeñas rotaciones, ya que el hombro con una ínfima restricción de movilidad.

En esta sesión, hablando con el joven, le comentamos que es recomendable que realice ciertos estiramientos , antes y después de su trabajo, ya que de esta forma estos estarán en su tensión correcta y acaso que sufra un impacto o algún otro problema , llevara el día a día mucho mejor y no con los dolores que tenía.

Como podéis observar,  la idea principal de la osteopatía de ver el cuerpo como un todo, nos ha servido para ayudar en gran medida a este joven es su problema de hombro y que al trabajar también sus problemas estructurales de cuello , sea más complicado que le vuelva este problema y no le aparezca problemas en el cuello.