Tortícolis ¿Qué podemos hacer?

Como ya comentamos en el artículo de la semana pasada, donde hablamos  de qué es la tortícolis, porque puede aparecer la tortícolis y cuáles son los síntomas característicos de esta dolencia, en el artículo de hoy vamos a profundizar en qué podemos hacer para solventar nuestra tortícolis.

En primera instancia os vamos a contar como sería un tratamiento o mejor dicho cuales son las distintas pautas que se suelen seguir en clínica para poder ayudar a una persona que viene a vernos refiriéndonos que sufre de una tortícolis.

Otro de los puntos que os vamos a contar, es ya en si, como sería un masaje o tratamiento en clínica con un poco más de detalle de cómo un terapeuta puede ayudar a su paciente en esta dolencia.

Vamos a intentar poneros bastante fotos para que sea mucho más ilustrativo todo lo que os contamos y tengáis una perspectiva mucho más visual que en muchos casos es lo que más se agradece.

Sin más os contamos cada uno de los puntos que os hemos introducido.

Tortícolis

Tortícolis. Pautas en clínica para ayudarte con este problema.

Hay que tener en cuenta, que como en cualquier tratamiento, no existe un “dogma” que se siga al 100%, sino que como lo que se trata es la persona, cada tratamiento tiene que ser especifico para esa persona, y por tanto no tiene que ser menos para el caso de la tortícolis.

Lo que os vamos a contar es un “estándar”, pero seguimos incidiendo, todo tratamiento tiene que ser especifica a la persona.

Dentro de las pautas para ayudar a una persona en su tortícolis sería aplicar calor local en la zona de cuello (También sería recomendable que se aplicara en su domicilio, como siempre, no más de 10- 15 minutos).

Favorecer el aumento de temperatura  de la zona cervical es aconsejable y fácil de realizar, simplemente con aplicar hot-pack , una bolsa de agua caliente, compresas calientes, etc .

En consulta, de manera simultánea a la aplicación de calor realizamos masajes medios y profundos con amasamientos y fricciones suaves sin sobrepasar la barrera del dolor. Trabajando sobre todo la zona cervical y paravertebral de toda la columna. Haciendo hincapié en la zona de base occipital por el número de inserciones musculares que existen en ella. Son las llamadas inhibiciones occipitales que se llevarán a cabo tras masaje longitudinal de las citadas zonas musculares.

Suele ser muy interesante para la tortícolis el trabajo de osteopatía sobre las fascias musculares y  reposo relativo de la musculatura de tren superior para conseguir el efecto antiinflamatorio deseado, de esa forma intentaremos alcanzar un nivel de dolor menor cuanto antes. De esta incidimos en el ciclo vicioso de dolor, y la consecuente inflamación de la tortícolis, que como ya sabéis, aparece en nuestro organismo como respuesta de alarma ante un problema.

Otro de las pautas interesantes que se pueden aplicar para ayudar a solventar la tortícolis es un buen trabajo Sacro-craneal ayuda a optimizar la recuperación generando muy buenos resultados en orígenes en estrés.

 

Tortícolis-1

Masaje “estándar” para ayudar a solventar una tortícolis.

En este apartado os vamos a contar como puede ser un masaje “estándar” para ayudarte a solventar un a tortícolis. En este tipo de masaje os comentaremos las Técnica de masaje que se suelen utilizar.
Empezaremos con la posición del paciente, que puede ser de cúbito prono o sentado y recostado con la frente apoyada si su dolor o falta de movilidad no le dejase adoptar la primera opción.

Como lo que principalmente tenemos afectado en un tortícolis son el musculo trapecio, elevador de la escápula o angular del omóplato, el esternocleidomastoideo, paravertebrales, etc. Tendríamos que comenzar el masaje de estos músculos con la aplicación del masaje de manera suave para tomar contacto con el paciente.

Fundamentalmente  las fricciones profundas tendrán que irse incorporando de manera progresiva, tanto en zona cervical como a lo largo de toda la paravertebral, pasando a amasamientos laterales y pases contrariados  en inserciones de zona glenohumeral, redondos, trapecio superior de forma ascendente y descendente, más concretamente desde el occipital a la zona del deltoides pasando por el brazo.

Las presiones digitales son muy agradables para el paciente y permiten ir notando al terapeuta como ceden las tensiones fasciales bajo sus dedos. Pudiendo llegar con esta técnica hasta la zona occipital e incluso por los temporales para liberar más tensiones que se hayan producido en la tortícolis.

Con nuestras presiones vamos moldeando la estructura del completo muscular de inserción a origen y viceversa. Trabajando hasta la zona sacra.

Podemos hacer presiones mantenidas en zonas de más tensión muscular y pedir que el paciente haga movimientos  de acortamiento para inhibir la musculatura, en el tiempo que necesitemos, alrededor de unos 20 segundos y siempre sin elevar el nivel de dolor que tenga la persona.

Después podemos añadir unas vibraciones y arrastres para aumentar el trofismo y evitar más inflamaciones, evitando la retención de toxinas en la zona afectada.

Posteriormente se colocaría en decúbito supino para hacer inhibiciones suboccipitales  tras pasos longitudinales en esternocleidomastoideo, trapecios, escalenos, etc.

Terminando, como en toda buena sesión de masaje, con estiramientos suaves de estas estructuras como ya hemos explica en anteriores artículos y muy recomendables para que el paciente realice como ejercicio domiciliario.

Resumen.

Pues con esto os hemos contado como son las pautas para ayudar a una persona con tortícolis y como sería una especie de masaje estándar para la tortícolis. En el próximo artículo, finalizaremos este tema comentando  otros remedios para la tortícolis.

Pd: Nuevamente queremos dar las gracias a Luisa por prestarse como modelo para poder tener unas fotos representativas que ayuden a entender lo que en el artículo os contamos.