¿Qué es una escoliosis?

La escoliosis es la desviación lateral de la columna vertebral. Puede ser de dos tipos:

Escoliosis Postural: Se conoce por la desviación provocada por escompensaciones musculares, segmentos bloqueados de la columna vertebral o descompensaciones de la pelvis. Hay que tener en cuenta que una escoliosis postural mantenida en el tiempo puede derivar en una escoliosis estructural.

Escoliosis Estructural: Es la desviación provocada ya por un acuñamiento de los cuerpos vertebrales para adaptarse a la desviación.

En los casos de escoliosis postural la Osteopatía puede llegar a corregir la descompensación producida en la columna tratando los síntomas indicados.

En los casos de escoliosis estructural la Osteopatía ayuda a evitar el aumento de ésta y que derive en procesos degenerativos (artrosis). Al aumentar la movilidad y el riego sanguíneo el paciente mejora y evita el aumento de la curvatura y desgaste de la columna vertebral pero en ningún caso se corrige.

¿En qué consiste el tratamiento Osteopático?

En este caso el osteópata, procederá a la relajación de los músculos de la zona afectada, principalmente los músculos paravertebrales y adyacentes. Además liberará las limitaciones demovilidad de la columna vertebral y descompensaciones de la pelvis para corregir las deviaciones producidas por ésta.

En la gran mayoría de estados iniciales de escoliosis postural se produce una considerable mejoría y una corrección de ésta. En los casos de escoliosis estructural únicamente se evita el aumento de ésta y su desgaste.